Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de los hábitos de navegación de los usuarios y ofrecer publicidad de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información.

  • Home
  • »
  • Blog
  • »
  • 5 maneras de convertir a tu hijo en lector - Parte II
Publicado el miércoles, 20 de febrero de 2019

5 maneras de convertir a tu hijo en lector - Parte II

¿Cómo hacer para que los libros formen parte de su vida y lean por placer? Si tu hijo es aún bebé, te recomendamos que leas el post anterior, pero si tiene entre 2 y 4 años, aquí te dejamos algunas pistas.


En el post anterior os dábamos algunos consejos para estimular la necesidad lectora desde los primeros meses de vida. (Decimos “necesidad” y no “hábito”, porque todo hábito consolidado acaba por transformarse en una necesidad, como la de lavarse los dientes.)

 

Un niño que lee es un niño que lo tendrá más fácil para:

 

  • Aprender, porque tendrá mejor vocabulario y, sobre todo, más capacidad de atención.

  • Ponerse en el lugar de los demás, y tendrá más empatía, porque estará ejercitado en imaginar vidas distintas a las suyas
  • Un niño que lee será más creativo, porque habrá vivido a través de la lectura experiencias que de otro modo le serían lejanas

 

Podríamos seguir enumerando ventajas de la lectura, pero si estás leyendo, es porque sabes que la lectura es uno de los mejores regalos que puedes hacer a tus hijos. Y si bien es cierto que conviene comenzar temprano, como con cualquier otro hábito y buena costumbre, siempre estamos a tiempo de hacer algo para introducir o afianzar la lectura en casa.

 

 

¿Cómo hacer para que los libros formen parte de su vida y lean por placer? Si tu hijo es aún bebé, te recomendamos que leas el post anterior, pero si tiene entre 2 y 4 años, aquí te dejamos algunas pistas.

 

1- En algún momento del día, siéntate en el suelo junto a él o siéntalo en tu regazo (asociar la lectura a un momento tranquilo e íntimo entre padre/madre e hijo es fundamental) y cuéntale un cuento. Elige libros apropiados para su edad, con colores planos e ilustraciones de trazos simples; libros con sorpresas en cada página, con solapas, troquelados… elementos que captarán su atención y los animarán a tocar y pasar las páginas. Aquí encontrarás algunas pautas para elegir libros adecuados para esta edad.

 

2- Pon libros en diferentes sitios de la casa y a su alcance: que tenga autonomía para elegirlos, para cogerlos cuando quiera. Si dispones de una estantería en la que puedas exponer los libros de cara, cambia cada semana la selección de libros. ¡No importa si se rompen! Déjalo que se saque las ganas de tocar y toquetear.

 

3- Cuéntale un cuento cada noche antes de ponerse a dormir. Es una rutina muy fácil de introducir, que le ayudará a conciliar el sueño y hará que asocie el momento de irse a dormir con un momento de intimidad y magia junto a su madre o padre.

 

4- Llévalo a una biblioteca y/o librería: que hurgue entre los libros, que elija uno (puedes darle tú unos cuantos para que elija uno entre ellos si es muy pequeño aún).

 

5- Y fundamental: crea el espacio y el tiempo para leer. Procura que en casa haya un momento al día de tranquilidad (no hace falta que no vuele una mosca) suficiente como para que pueda sentarse a leer, en un lugar cómodo y con buena luz. Los espacios en los que vivimos son cada vez más pequeño, pero el sofá de la tele puede servir para mucho más que para ver la tele; la cama con cojines apropiados se puede convertir en un muy buen sofá, o un puf, de esos que están tan de moda, también vale.

 

Como ves, se trata de tener en cuenta pequeños detalles que marcarán una gran diferencia en la educación y el desarrollo de tu hijo.

Tags:

Categorías
Patio (14)