Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de los hábitos de navegación de los usuarios y ofrecer publicidad de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información.

  • Home
  • »
  • Blog
  • »
  • No sólo de libros se alimentan los niños
Publicado el martes, 13 de marzo de 2018

No sólo de libros se alimentan los niños

Las 10 dudas más frecuentes sobre el método de alimentación autónoma


 

 

Si tienes un bebé en edad de empezar a comer alimentos sólidos, quizás te hayas planteado probar con el método de Baby Led Weaning pero tengas dudas, tanto de su efectividad como de su viabilidad. Las autoras de Todo sobre el Baby Led Weaning nos ayudan a aclarar las 10 dudas más frecuentes sobre el tema.

 

 

1. ¿Cuál es la diferencia entre arcada y atragantamiento?

 

Una arcada (ya se trate de un movimiento silencioso de la comida o de tos) es un mecanismo de seguridad normal y reflejo que empuja la comida que no se ha masticado o machado del todo hacia la parte delantera de la boca para poder continuar masticándola y luego tragarla. Si un bebé tiene arcadas, pueden llorarle los ojos, puede toser, escupir, emitir sonidos ahogados, permanecer en silencio mientras se concentra en desplazar la comida hacia la parte delantera de la boca o parecer asustado. El atragantamiento, sin embargo, se produce cuando un objeto o sustancia se queda atascado en la garganta o la tráquea y bloquea el flujo de aire. Si un bebé se ha atragantado, es poco probable que pueda emitir sonidos ni será capaz de desplazar aire de forma eficiente. Cuando los bebés comen reclinados, el riesgo de atragantamiento es mayor. Es improbable que un bebé se atragante si se aplican prácticas seguras de alimentación autónoma; no obstante, es imprescindible que los padres sepan realizar maniobras de RCP infantil. También hay ciertos alimentos que suelen ser los culpables más habituales en caso de atragantamiento, independientemente del método de alimentación.

 

 

2. ¿Con qué frecuencia debería el bebé tomar el pecho o el biberón?

 

Cuando tu bebé y tú iniciáis el proceso de la alimentación autónoma, los alimentos que le proporcionas tienen como finalidad más bien desarrollar sus habilidades que aportar nutrición. Aunque es importante elegir productos que aporten un beneficio nutricional (como el hecho de que aporten hierro y energía), la única fuente de nutrición para el bebé sigue siendo la leche materna o preparada. Los alimentos que se añaden durante este período simplemente complementan una dieta basada en la leche y, por este motivo, se denominan alimentos complementarios. Las tomas a demanda de leche materna o preparada deberían continuar hasta que el bebé cumpla un año junto con los alimentos que consuma por sí mismo procedentes de la dieta del resto de la familia.

 

 

3. Al principio, ¿cuántas veces al día debería tomar sólidos el bebé?

 

Nosotras recomendamos comenzar con una comida sólida al día. Puedes decidir cuándo. Depende del momento del día en el que tu bebé esté más alerta y deseoso de comer. En cuanto tu bebé parezca ansioso por comer más, añade otra comida con la familia y aumenta la cantidad según sea necesario. Alrededor de los ocho meses de edad, el bebé puede realizar tres comidas sólidas al día y a los diez meses puede pasar a tres comidas y de dos a tres tentempiés al día. Sus estómagos son muy pequeños, así que debemos ajustar nuestra idea de las raciones. De una a tres cucharadas de alimento puede suponer una cantidad apropiada para cada comida. Algunos bebés pueden comer más y otros, menos. Deja que él lleve la batuta.

 

 

4. ¿Deberíamos preocuparnos por las alergias alimentarias?

 

El método del baby-led weaning también puede aplicarse aunque exista alguna preocupación por las alergias alimentarias. Si hay antecedentes en tu familia, es aconsejable que comentes la introducción de sólidos con tu pediatra. Las nuevas investigaciones y recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría sugieren que, incluso aunque haya antecedentes de alergias alimentarias en la familia, los alimentos muy alergénicos deben introducirse como cualquier otro cuando el niño se haya desarrollado lo suficiente para empezar a tomar sólidos (alrededor de los seis meses de edad). Este tipo de alimentos incluyen huevos, frutos secos, lácteos, soja, marisco y trigo. Algunos investigadores proponen que las anteriores recomendaciones de retrasar el empleo de alimentos muy alergénicos durante el proceso de introducción de alimentos pueden haber contribuido a un auge de alergias alimentarias infantiles, aunque no existe una razón clara para su incremento. Las alergias alimentarias son una afección grave y pueden poner en peligro la vida. Independientemente de si tu hijo es alérgico o no, todos los padres deberían tener este punto en cuenta, ya que se calcula que 1 de cada 13 niños padece algún tipo de alergia alimentaria.

 

 

5. ¿Deberíamos introducir los alimentos de uno en uno? ¿Existe un cronograma? ¿Cuándo podemos empezar a darle trocitos de uva? ¿Y un poco de lasaña? ¿Cuándo se le pueden dar galletas? ¿Y tostadas?

 

Esta recomendación proviene de cuando se sugería empezar a introducir alimentos complementarios triturados a los cuatro meses: una edad a la que el tracto gastrointestinal del bebé puede no estar preparado para aceptar alimentos complementarios. Se pensaba que introducir los alimentos de uno en uno ayudaba a detectar una intolerancia o identificar una reacción alérgica. Pero si no hay antecedentes de alergias en tu familia y eres consciente de los ingredientes de la comida que consume tu familia, consideramos que no hay motivos para ofrecerle al bebé solo uno o dos alimentos durante unos días. Nosotras recomendamos comenzar el proceso de la alimentación autónoma con alimentos naturales preparados apropiadamente como aguacates, ternera, huevos, boniatos, zanahorias y brócoli. Estos alimentos naturales con un único ingrediente pueden aclararte si resulta que tu hijo no tolera bien un alimento. En general, recomendamos iniciar el proceso en casa para que sepas a ciencia cierta qué tienes delante. Tus platos tomarán forma en función de la habilidad de tu bebé para comer y el menú típico de la familia, pero introducir hasta tres alimentos en una comida no debería suponer ningún problema. Si crees que tu hijo ha sufrido una reacción a un alimento, retrocede sobre tus pasos e intenta aislar el alimento en cuestión.

 

 

 

6. ¿Se puede servir al bebé un plato con alimentos variados?

 

Con este método, puedes servirle a tu bebé la misma comida que al resto de la familia. Esperamos que esa comida sea equilibrada y muy nutritiva para todos los miembros. Dado que aproximadamente el primer mes de contacto con los alimentos sólidos está destinado más bien a desarrollar habilidades relacionadas con la masticación, las texturas y la deglución, es aconsejable ceñirse a alimentos naturales de modo individual en lugar de platos variados. En cuanto consideres que tu hijo está comenzando a comer en lugar de jugar o desarrollar habilidades, no dudes en servirle el plato variado favorito de tu familia.

 

 

7. ¿Cuánto tiempo hay que cocer las verduras y cómo de blandas deberían estar? Por ejemplo, ¿cuánto tiempo debemos hervir o cocer al vapor las zanahorias?

 

Al principio, es mejor cocer al vapor las frutas y las verduras más duras. Al añadir agua, los alimentos se ablandan sin que la piel o la parte externa se endurezcan. Asarlas (que es un modo estupendo de cocinar verduras) es una técnica que es mejor dejar para un poco más adelante, ya que puede endurecer la parte exterior de algunas verduras. Cuando tu bebé ya coma solo y explore las diferentes texturas de los alimentos, aprenderá muy rápido a lidiar con la piel de la mayoría de las verduras. Como regla general, nosotras aconsejamos cocer las frutas o verduras al vapor hasta que estén lo bastante blandas para poder aplastarlas con suavidad entre los dedos o al presionar el paladar con la lengua.

 

 

8. ¿Cómo servimos las raciones del bebé? ¿De qué ancho cortamos las tiras o los trozos? ¿De qué grosor hay que cortar un pedacito de carne? ¿De qué tamaño deberían ser las tostadas?

 

Demasiada comida en un plato abruma a cualquiera, más aún a tu bebé, que intenta analizar y evaluar todo lo que tiene delante. Es buena idea tener un plato antideslizante más pequeño solo para él. Nosotras recomendamos servirle tres raciones o tres palitos de comida. Cuando parezca querer más, colócale delante otro trozo.

 

 

9. ¿Cuánto tiempo debería permanecer sentado el bebé delante de la comida para poder explorarla, jugar con ella o comérsela? Yo ya sabía que debía dejar que mi bebé explorara y comiera por su cuenta, pero ¿cuánto tiempo debía darle para explorar?

 

Todo el tiempo que haga falta para disfrutar y saborear el plato en cuestión. No hay ninguna prisa, y recuerda que tu hijo te observa y aprende de ti. El bebé podría tardar mucho más en explorar tres trozos de comida que tú en comerte todo el plato. Después de unos treinta minutos o cuando parezca haber perdido el interés, será hora de cambiar de actividad. No te desanimes si se distrae tras apenas diez minutos. Mejorará con el tiempo, a medida que desarrolle sus habilidades para comer.

 

 

10. ¿Y si mi pediatra nunca ha oído hablar del baby-led weaning o no lo aprueba?

 

Varios padres con los que hablamos pasaron por esta experiencia. Que no conozcan el baby-led weaning o la alimentación autónoma no lo convierte en una elección inadecuada; simplemente no han oído hablar de ello en ese momento. Al igual que nos ocurre a los profesionales del campo de la nutrición, los médicos tienen que mantenerse al día con una cantidad enorme de información y algunos pueden no haber tenido la oportunidad de estudiar detenidamente el baby-led weaning y la alimentación perceptiva. Ahora bien, como padres, debemos abogar por nuestro hijo y hacer lo que creamos más conveniente.

 

¿Habéis probado el Baby Led Weaning? ¿Qué os parece?

Tags: