Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de las cookies. usted puede cambiar la configuración de su navegador en cualquier momento.

  • Home
  • »
  • Blog
  • »
  • Entrevista a Maria Dek, autora de Patio Editorial
Publicado el martes, 28 de marzo de 2017

Entrevista a Maria Dek, autora de Patio Editorial

Los niños son exploradores de lo cotidiano. Adoran que les asombren y siempre tienen la mente abierta.


Maria Dek es una ilustradora que vive en Gdansk, Polonia. Es autora de Cuando sea mayor, un bellísimo álbum ilustrado que nos habla de la edad adulta vista a través de los ojos de un niño. Sin duda, es uno de nuestros grandes descubrimientos de 2016, y hoy queremos acercarla un poco más a los lectores con esta breve entrevista que generosamente nos ha concedido. Estad atentos, pues tenemos una sorpresa preparada para vosotros dentro de unos meses.

 

 

Maria, mil gracias por cedernos un ratito de tu tiempo. ¿Cuándo empezaste a dibujar?

Cuando era niña me pasaba el día garabateando y pintando, pero nunca pensé que me convertiría en ilustradora. Fue algo que vino de repente. Me dije a mí misma «¿por qué no?» y me apunté a clases de dibujo. Un par de meses después entré en la Universidad de las Artes de Londres, en 2011. Me diplomé en Ilustración y después me licencié en Artes Gráficas en la Academia de Bellas Artes de Varsovia. Estaba muy impaciente, y ya en mi primer año en la Academia creé mi primer libro, que se publicó en Polonia en 2013. Desde ese momento, no había vuelta atrás: estaba segura de que quería ser ilustradora. Empecé haciendo ilustración editorial, pósteres e ilustraciones para instituciones culturales, patterns para productos para niños… He intentado hacer de todo.

 

¿Cuál fue tu primer libro?

En Foret. Cuenta una historia sobre mi lugar favorito: el bosque. Quería enseñarles a los niños la belleza, la atmósfera y el misterio de la naturaleza; que fuese como una invitación a la aventura. El bosque puede ser tanto un increíble patio de juegos como una escuela para pequeños exploradores.

 

¿Cuánto tiempo sueles tardar en ilustrar un libro?

Es imposible especificar cuánto tiempo lleva crear un libro completo. El mundo de las historias y la ilustración es impredecible. A veces se requieren cuatro meses, y a veces dos años. Hacer un libro se parece un poco a navegar: previamente necesitas preparar el equipo, consultar el tiempo que hará, dibujar un mapa y marcar los puntos que te gustaría ver. Pero nunca sabes a dónde te llevará. El primer paso es establecer el concepto principal: ¿Qué quiero contar y por qué? Después hay que preparar los bocetos y las marcas de texto. El siguiente paso es aplicar el color: me gusta hacer pruebas con la acuarela para ver cómo cambia la historia bajo el influjo de los pinceles. Finalmente empiezo a crear las ilustraciones «de verdad». Todos estos pasos llevan mucho tiempo, se combinan y me dejan espacio para reconsiderar mis decisiones o incluso para enseñar el trabajo a gente de confianza. Ya lo veis: ¡Nunca sabes a dónde te va a llevar un libro!

 

 

¿Cuál es tu mayor inspiración?

Intento hacerlo lo mejor que puedo manteniendo siempre los ojos abiertos. Adoro perderme y observar los colores, las situaciones absurdas, las galerías de arte, los dibujos de los niños y las historias de la gente. El mundo me asombra cada día. Estoy a cargo de un montón de talleres para niños: sus reacciones son esenciales para mi trabajo. Crear mis propias historias y tratar de ver el mundo a través de los ojos de los niños me hace sonreír.

 

¿Qué nos aporta la ilustración cuando acompaña un texto? ¿Cuál es su papel principal?

Creo que la ilustración es la llave para abrir la caja de los tesoros de un niño. Las ilustraciones no cuentan las historias, pero sí las llevan a la imaginación de aquel que las observa. Comunicar emociones es la parte más emocionante de mi trabajo.

 

 

Sueles ilustrar con acuarela, pero ¿utilizas alguna otra técnica?

Mis ilustraciones finales siempre están hechas con acuarela. He probado muchas técnicas tradicionales: lápices, collage, pintura acrílica, ceras, etcétera, pero cuando descubrí las acuarelas me sentí como en casa. Me encanta cómo el pincel juega con la densidad de la pintura... construir de esta manera el mundo entero en mis ilustraciones. Siempre encuentro nuevos detalles, capas y capas llenas de atractivos rasgos, y por eso la acuarela es mi pareja perfecta.

 

¿Cuáles son tus referentes en el ámbito de la ilustración infantil?

Admiro mucho a Štěpán Zavřel, Jozef Wilkon... la forma en la que van construyendo a base de detalles y giros visuales... solo con un pincel. Lo mismo me ocurre con Kitty Crowther, Beatrice Alemagna o Benjamin Chaud. ¡Simplemente no puedo dejar de mirar su trabajo!

 

¿Por qué ilustrar para niños? ¿Qué tienen ellos de especial como público?

Los niños son exploradores de lo cotidiano, investigadores de los detalles de la realidad. Les encanta que les sorprendan y dejan volar su imaginación. Adoran que les asombren y siempre tienen la mente abierta. A través de mis ilustraciones, puedo participar en sus descubrimientos. Eso me da mucha fuerza. Además, a través de mi trabajo, me gusta mucho animar a la gente a cuidar el niño que lleva dentro. ¡Es muy importante apreciar esta parte tan preciosa de nuestra personalidad!

 

Podéis seguir a Maria en Facebook e Instagram.

Tags: